Centro médico Ssysna ESPECIALISTAS en el TRATAMIENTO del CÓLICO del LACTANTE.
La mejor salud en Talavera de la Reina Talavera de la Reina
Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario
Sello de calidad Medicina 21
colegios de enfermería Accede a todos los Colegios Oficiales de Enfermería de España

INSTRUCCIONES PARA LA RECOGIDA DE MUESTRAS.Aquí.

Pagina de Inicio

Agregar a favoritos

site search by freefind

Si no puede ver algún documento en formato PDF, aquí puede descargarse el programa gratis.

HEMORRAGIAS


 

Hemorragias internas y externas.

Compresión directa, elevación y presión directa sobre arteria.

Como controlar la hemorragia en MMII y MMSS.


HEMORRAGIA.

Salida o derrame de sangre fuera o dentro del organismo como consecuencia de la rotura accidental o espontánea de uno o varios vasos sanguíneos. Toda pérdida de sangre debe ser controlada cuanto antes, sobre todo si es abundante porque en pocos minutos puede ser masiva, ocasionando shock y muerte.

La atención de primeros auxilios contribuye a que este proceso sea efectivo.
Esta atención debe ser inmediata.

Se clasifican en: Hemorragias externas e internas.

Actuación ante cualquier tipo de hemorragia.

Tumbar al accidentado en posición horizontal con los miembros inferiores elevados.

  • Buscar una hemorragia externa, a veces oculta por la ropa, deteniéndola mediante compresión o torniquete.
  • Arropar al accidentado y evitar cualquier movimiento.

1-      HEMORRAGIA EXTERNA .

Según el diámetro del vaso que se vea afectado así será la intensidad del sangrado.

Hemorragia Capilar o Superficial: Compromete solo los vasos sanguíneos superficiales que irrigan la piel; generalmente esta hemorragia es escasa y se puede controlar fácilmente.

Hemorragia Venosa: La sangre es de color rojo oscuro y su salida es continua, de escasa o de abundante cantidad.

Hemorragia Arterial:La sangre es de color rojo brillante, su salida es abundante y en forma intermitente, coincidiendo con cada pulsación.



TRATAMIENTO

  • Con el herido tendido se hace compresión local en el punto que sangra, bien con uno o dos dedos o con la palma de la mano, en función de la extensión de la herida.
  • Si la hemorragia cesa, procederemos a colocar un vendaje compresivo.
  • Si no se detiene, habrá que hacer compresión.
  • Aplastar siempre la arteria o vena contra el hueso lo más cerca posible de la herida.
  • No aflojar nunca el punto de compresión.
  • Mantener al herido echado horizontalmente.



Para controlar la hemorragia siga los siguientes pasos:

1. Compresión Directa:

Aplique sobre la herida protegido con guantes una compresa o tela limpia haciendo presión fuerte. La mayoría de las hemorragias se pueden controlar con compresión directa. La compresión directa con la mano puede ser sustituida con un vendaje de presión, cuando las heridas son demasiado grandes o cuando tenga que atender a otras víctimas.

2. Elevación.

La elevación de la parte lesionada disminuye la presión de la sangre en el lugar de la herida y reduce la hemorragia. Si la herida está situada en un miembro superior o inferior, levántelo a un nivel superior al corazón. Cubra los apósitos con una venda de rollo.

Si continua sangrando coloque apósitos adicionales sin retirar el vendaje inicial.

3. Presión Directa sobre la Arteria.

Consiste en comprimir con la yema de los dedos una arteria contra el hueso subyacente para reducir el riego de todo el miembro

Se utiliza cuando no se ha podido controlar la hemorragia por compresión directa y elevación de la extremidad o en los casos en los cuales no se pueden utilizar los métodos anteriores (fracturas abiertas).

Al utilizar el punto de presión se debe hacer simultáneamente presión directa sobre la herida y elevación.

 



Controlar la hemorragia en miembros superiores e inferiores.

En miembros superiores:

La presión se hace sobre la arteria braquial, cara interna del tercio medio del brazo. Esta presión disminuye la sangre en brazo, antebrazo y mano. Para aplicar la presión, coloque la palma de su mano debajo del brazo de la víctima, palpe la arteria y presiónela contra el hueso.

En miembros inferiores:

La presión se hace en la ingle sobre la arteria femoral. Esta presión disminuye la hemorragia en muslo, pierna y pie.

Coloque la base de la palma de una mano en la parte media del pliegue de la ingle.

Si la hemorragia cesa después de tres minutos de presión, suelte lentamente el punto de presión directa. Si continua, vuelva a ejercer presión sobre la arteria.

 

 

 

2.- HEMORRAGIA INTERNA

Es aquella que por sus características la sangre no fluye al exterior del cuerpo, sino que se queda en el interior, generalmente acumulándose debajo de la piel o en algún organo.

TRATAMIENTO

Vigilar al accidentado para detectar signos de colapso como palidez, sed, ansiedad, frío, taquicardia.

Tumbarlo horizontalmente, abrigarlo y tranquilizarlo.

Controlar respiración y pulso.

Los signos y sintomas que te indican que estas ante una hemorragia interna son:

Palidez extrema del accidentado, sensación de mareo o desvanecimiento, pulso débil o imperceptible, dificultad respiratoria en casos de sangrado torácico, abdomen muy sensible o rígido, distendido, hematomas en diferentes partes del cuerpo, pérdida de sangre por recto o vagina, vómito con sangre, fracturas cerradas y manifestaciones de shock.

 

Fuentes de información.

Diciembre 2012



Recomendar esta página en: