Centro médico Ssysna ESPECIALISTAS en el TRATAMIENTO del CÓLICO del LACTANTE.
La mejor salud en Talavera de la Reina Talavera de la Reina
Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario
Sello de calidad Medicina 21
colegios de enfermería Accede a todos los Colegios Oficiales de Enfermería de España

INSTRUCCIONES PARA LA RECOGIDA DE MUESTRAS.Aquí.

Pagina de Inicio

Agregar a favoritos

site search by freefind

Si no puede ver algún documento en formato PDF, aquí puede descargarse el programa gratis.

VÓMITOS.

 

 

 


 

VÓMITOS.

QUE HACER.

VÓMITOS.


Los vómitos son un mecanismo de alarma del organismo.

Conviene distinguir el vómito y la regurgitación.


El vómito, implica la expulsión forzada del contenido gástrico y la regurgitación es la salida de alimentos en pequeñas cantidades pero sin la fuerza del vómito, como lo hacen muchos bebés queregurgitan un poco del alimento ingerido cada vez que eructan.


La regurgitación es más frecuente en lactantes, sobre todo después de las tomas especialmente si se les echa o acuesta en la cuna inmediatamente después de comer.


La regurgitación, siempre y cuando el bebé tenga buen aspecto y gane peso, carece de importancia. Para mejorar los síntomas, puede utilizarse una leche adaptada antiregurgitación.


Con respecto a los vómitos, sus causas pueden ser diversas: con frecuencia se deben al exceso de movimiento a que se somete el bebé durante o después de una toma, especialmente cuando no eructan después de comer; el ajetreo por el afán de que expulse el aire puede provocar el vómito.


Otras causas comunes del vómito pueden ser un alimento mal preparado, alimento inadecuado a su edad, excesiva cantidad o volumen de alimento, afecciones intestinales como la gastroenteritis etc. Si hay vómitos asociados a cambios en el comportamiento del bebé -rechazo del alimento, aletargamiento, estado febril- debe consultar a su pediatra.


Lo más importante en los vómitos es la frecuencia, persistencia y progresión. Es decir, un vómito aislado carece de valor, pero vómitos seguidos y pertinaces requieren valoración médica.
Especialmente en bebés y niños pequeños es importante la reposición de los fluidos perdidos con el vómito. Si un lactante ha vomitado lo mejor es dejarlo tranquilo unas 2- 3 horas, ya que en ese periodo la irritabilidad y el espasmo del estómago se atenúan o cesan. Al intentar darle de beber antes de esas 2-3 horas se corre el riesgo de que vuelva a vomitar. Pasado ese periodo mantenerlo exclusivamente con líquidos (zumos, agua azucarada, un suero o bebida de rehidratación de la farmacia durante unas horas).
Se debe procurar dar pequeñas cantidades del líquido que se emplee, aproximadamente unos 25-50 ml cada vez. Una vez que se observa que el niño no vomita, reanudar la  alimentación habitual, bien el pecho materno, bien la fórmula láctea o los alimentos sólidos que previamente tomaba.
Si los vómitos sean frecuentes y persistentes se aconseja consultar con su pediatra.

 

Recomendar esta página en:

Fecha última revisión: Enero 2013

Fuentes de información.